Valle de Hunza: el hogar de los kalash

Pakistán
La tierra de la eterna juventud

  • En el corazón de las montañas más altas de la tierra
  • Allá donde las cuatro grandes cadenas montañosas del Pamír, el Hindu Kush, el Karakorum y el Himalaya se unen
  • Surge el profundo valle de Hunza que discurre hacia el sur formando uno de los paisajes más dramáticos del continente asiático. 
  • Viven los kalash, una de las tribus más interesantes y enigmáticas de Asia Central.

El valle de Hunza.

Texto y fotos: Gerardo Olivares.. martes 07/04/2009

En la década de los 60 las buenas relaciones chino-pakistaníes dieron como resultado uno de los proyectos de ingeniería más ambiciosos de la historia: la mítica Karakorum Highway, una espectacular carretera de 1.300 kilómetros de longitud que atraviesa una región con 82 montañas que superan los 7000 metros de altura, uniendo el oasis de Kashgar en China, con Islamabad, la capital de Pakistán.

La famosa carretera del Karakorum cruza el valle de Hunza con vistas espectaculares del pico de Rakaposhi de 7.788 metros de altura hacia la frontera con China en el Khunjerab.

Gran parte de su trazado original no era más que un sendero utilizado por los nómadas que viajaban con su ganado desde las tierras altas de Asia Central a las fértiles llanuras del río Indo, a través del valle de Hunza.

Por muchos siglos fue el camino más rápido para acceder a las regiones del Swat y Gandhara, al Norte del Pakistán.

Toda la región es de una gran belleza.

Acabamos de cruzar con nuestro camión la frontera entre China y Pakistán por el paso de Kunjerab, que con sus 4.730 metros de altura es el punto culminante de esta carretera considerada la ruta comercial más alta del mundo. En un descenso vertiginoso, nos dirigimos hacia nuestro siguiente objetivo de rodaje;  los kalash, una de las tribus más interesantes y enigmáticas de Asia Central.

La Carretera del Karakórum que une Pakistán con China pasa por este valle. Al oeste del valle de Hunza, cerca de la frontera con Afganistán se asientan tres pequeños valles;

Brumboret, Rumbur y Birir.

Aquí se encuentra el hogar de los kalash. Fue el centro del antiguo Principado de Hunza abolido en 1974. La mayoria de la población es ismaelita.

Hunza esta dividida culturalmente por tres distintas etnias:

  • Gojal poblado por los que hablan Wakhi,
  • Central poblado por el pueblo “hunza” que hablan burushaski
  • y Shinaki que son Shina parlantes.

Valle de Hunza desde la ciudad de Karimabad, Territorios del Norte, Pakistán

El Valle de Hunza (urdu: ہنزہ) es un valle formado por el río Hunza, cercano a Gilgit y Nagar, situado en los Territorios del Norte de Pakistán.

El valle de Hunza se encuentra a unos 2.400 metros de altura y se extiendo por una superficie de 7.900 km². La ciudad más importante y capital es Karimabad, conocida por el espectacular paisaje de montañas que incluye Rakaposhi de 7.788 msnm, el Ultar Sar (7.388 m), el Bojahagur Duanasir II de 7.329 msnm y el Spantik o Golden Peak de 7.027 msnm.

En el valle de Hunza los colores del bosque están cambiando, el otoño ha llegado y poco a poco los tonos verdes van ocupando toda la gama de rojos, ocres y amarillos que uno pueda imaginar.

Literatura y Cine

Fue en este valle donde el escritor  James Hilton situó en su novela Horizontes perdidos (1933), el reino de Shangri-La, la tierra de la eterna juventud, que reforzó en la década de los 70 la leyenda de que sus habitantes vivían más de 100 años. Se han realizado dos peliculas la primera en 1937 y una nueva versión de 1973.

Aquí se encuentra el hogar de los kalash, la mítica tribu que protagoniza la novela de Rudyard Kipling El hombre que pudo ser rey.

El hombre que pudo reinar (1975)

Sinopsis: Rudyard Kipling se encuentra en la localidad de Lahore. Cuando está en su habitación, recibe la visita de Peachy Carnehan, antiguo sargento del ejército británico en la India. Gracias a la ayuda de Kipling, inició una sorprendente aventura en las lejanas tierras de Kafiristán junto a Daniel Travot.

Kafiristán, la «tierra de los infieles».

Ellos son la ultima reminiscencia de una cultura pre-islámica animista antiguamente muy extendida en Afganistán y la cordillera del Hindu Kush.

 

Mapa. Máxima extensión del imperio de Alejandro, la ruta que siguió a lo largo de sus conquista y algunas de las ciudades que fundó.

A finales del siglo XIX esta región era conocida como Kafiristán, la «tierra de los infieles». El origen de los kalash sigue siendo un enigma. Alejandro Magno habla sobre su encuentro con un pueblo que decía ser descendiente de Dionisius, el dios griego del vino. Era común que los persas exiliaran a los griegos de Asia Menor a los lugares más orientales de su imperio. En este remoto lugar se dan un gran número de similitudes con la antigua cultura griega como la estructura y las leyes de su gobierno y la fabricación de su propio vino.

Sólo después de la II Guerra Mundial los kalash empezaron a abandonar sus pintorescos y ebrios festivales. Los adornos que las mujeres colocan en sus cabezas son similares a los utilizados por los bailarines griegos y las flautas que usan en las danzas también se encuentran en Grecia. Las sillas bajas que utilizan para sentarse no existen en ningún otro lugar del continente excepto al oeste de Turquía. Su idioma contiene muchos elementos del griego, persa y sánscrito y no es raro observar a niños rubios y de ojos claros. En la actualidad 2.500 kalash siguen resistiendo al imparable avance del islam, negándose a perder una identidad de la que se sienten muy orgullosos.

El hogar de los kalash
 

Los adornos que las mujeres colocan en sus cabezas son similares a los utilizados por los bailarines griegos

Música y danzas. Los kalash son famosos por su amor a la música y la danza. Con motivo de una nacimiento, una boda o incluso tras una muerte las mujeres danzan entrelazadas por los hombros y la cintura.

Abalorios. En los mercados de Swat o Peshawar abundan los adornos y vestidos kalash.

En la actualidad 2.500 kalash siguen resistiendo al imparable avance del islam, negándose a perder una identidad de la que se sienten muy orgullosos

Hunza es la parte más norteña de Pakistán, de una área de 10.101 km² confina con China. Por muchos siglos ha sido el camino más rápido para acceder a las regiones del Swat y Gandhara (Norte del Pakistán). Esta ruta era imposible para los animales de carga, sólo los portadores a pie podían cruzarla y debían obtener permiso de los locales. Estos pasos de montaña eran defendidos por los locales y era fácil ya que muy a menudo estos pasos de montaña tenían una anchura de sólo medio metro. Hay historias antiguas de china donde se citan esos lugares donde aterrorizaban a los viajeros, piedras y rocas que caían al paso y cuerpos sin vida que colgaban de los acantilados incluyendo monjes budistas

Viajando del sur hacia el norte nos encontramos con el Valle de Hunza a la Izquierda y el valle de Nagar a la derecha siguiendo la cuenca del río.

La famosa carretera del Karakorum cruza el valle de Hunza con vistas espectaculares del pico de Rakaposhi de 7.788 metros de altura hacia la frontera con China en el Khunjerab.

 Hunza esta dividida culturalmente por tres distintas etnias: Gojal poblado por los que hablan Wakhi, Central donde se habla Brushaski y Shinaki que son Shina parlantes.

 Brushaski es el idioma en que se entienden las tres etnias. La Capital del Hunza fué Baltit (Karimabad) hasta 1974, ahora se gobierna desde Islamabad a través de la administración en Gilgit, capital de la región de Gilgit-Baltistán.

Hunza fue un principado independiente por más de 900 años. Es falso de que Hunza estuvo gobernada por los Marajás de Cachemira

Los Británicos no pudieron tomar Hunza en 1889, sin embargo después de una lucha decisiva contra los jefes (MIR) del Hunza y del Nagar en 1892 pudieron tomar ambos valles. El rey de Hunza escapó hacia China y los guardaron el valle como “principado” hasta 1947

Según Habib R. Sulemani, la gente de Hunza y de Gojal fueron gobernados por un MIR local por más de 950 años, que acabaron en 1974.

La mayoría de la gente es Ismaili una secta Islámica Shia seguidores del Aga Khan. El Aga Khan IV ha financiado numerosos proyectos en el área para desarrollar la agricultura y la economía local.

 La lengua Burushaki se conoce (Como el Vasco de Europa) por no estar relacionada con ninguna otra variedad de idiomas, siendo la lengua principal del Hunza compartiendo con otras lenguas minoritarias, el Wakhi, el Shina y el Domaski siendo esta última en peligro de desaparecer ya que los jóvenes de esta etnia prefieren hablar Brushaski. 

La Carretera del Karakorum

La famosa carretera del Karakorum cruza el valle de Hunza con vistas espectaculares del pico de Rakaposhi de 7.788 metros de altura hacia la frontera con China en el Khunjerab.

La carretera del Karakorum es la más alta del mundo. Conecta China con Paquistán a través de los valles de la montaña del Karakorum y a través del paso de Khunjerab con una altitud estimada de 4850 metros. La carretera está cerca de 1.200 kilómetros desde Kashgar, China. Una extensión de la carretera conduce hacia el oeste de Islamabad la capital de Paquistán.

Trekking glaciar. El recorrido del Baltoro es una de las caminatas más sorprendentes que se pueden hacer. Es un espectáculo contemplar las legendarias Torres del Trango, de Muztagh, el Broad Peak o, por supuesto, el K2.

 El Rakaposhi (7.788 msnm) destaca por su elevación sobre las zonas circundantes. En el norte, se eleva 5800m en sólo 11,5 kilometros de distancia horizontal desde el río Hunza. Hay unas magníficas vistas del Rakaposhi desde la Carretera del Karakórum, en la ruta a través del Valle de Hunza.

Rakaposhi es una montaña en la región del Karakorum del Himalaya en Paquistán. Rakaposh significa la “pared brillante” en la lengua local. Rakaposhi también se conoce como el pico Rakapushi y Dumani (“madre de la niebla”). Hay vistas magníficas de él en la carretera del Karakorum en la ruta hacia Hunza. Rakaposhi primero fue escalado en 1958 por Mike Banks y Tom Patey una expedición de Gran Bretaña y Paquistán. Ambos sufrieron de congelación severa durante la subida. Otro escalador se deslizó y se cayó en la pendiente y murió durante la noche.

Informacion

Para llegar al Valle de Hunza, en Islamabad se pueden alquilar vehículos con o sin conductor (la segunda opción no es muy recomendable) Para los más lanzados o con poco presupuesto, recomendamos viajar en transporte público utilizando alguno de los pintorescos y llamativos autobuses pakistaníes. Estos se pueden coger en el Raja Bazar de Rawalpindi.

Karimabad, la ciudad más importante del valle es Baltit

La ciudad más importante del valle es Baltit (Karimabad) que también es una buena base para hacer senderismo. En esta pequeña población hay una amplia oferta de hoteles y restaurantes, la mayoría bastante básicos pero limpios y a buenos precios.

Fuerte Baltit en Karimabad, Valle de Hunza

La Fortaleza de Baltit en Karimabad. Este Fuerte tiene 700 años y se estaba restaurando con dinero de la Fundación de Aga Khan, tiene unas bonitas vistas del Valle de Hunza y el Rakaposhi

Burka. La introducción de esta prenda se produjo en Afganistán a principios del siglo XX. En la década de los 50 su uso se generalizó en la mayoría de la población, si bien seguía siendo una prenda de las clases acomodadas.

Darbar Hunza Hotel es el más grande de todos con 40 habitaciones y aunque las vistas son maravillosas, algunas de las habitaciones están muy deterioradas.

Otras opciones muy recomendables y con buenos precios son el Haider Inn, el Garden Lodge y el Hill Top Hotel.

Otras poblaciones donde encontrar alojamiento son Aliabad y Chalt donde recomendamos el Chalt Tourist Inn, situado en Chowk Bazar.

Para comer también hay una aceptable oferta. El Baltit Café&View Point posee unas vistas estupendas y buena comida. El Hidden Paradise es popular por su cocina local. En el cercano pueblo de Miniapin recomendamos el Diran Hotel donde preparan un pollo gorkon a la manera tradicional, cocinado en una olla de piedra.

Documentación. Para viajar a Pakistán se requiere un visado, así como el pasaporte con una validez mínima de seis meses.

Clima. Los inviernos son tan fríos que la mejor época para ir es entre abril y octubre, y especialmente durante los meses de verano.

Más información. Embajada de Pakistán en Madrid: C/ Pío XII, 11. Madrid. Tfno: 91 345 84 95.

….oOo….

About these ads

~ por albherto en julio 14, 2011.

Una respuesta to “Valle de Hunza: el hogar de los kalash”

  1. s

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: