Cruce de rutas

CHINA
Kashgar, el corazón de la Ruta de la Seda

  • Situada en el extremo occidental del desierto de Takla Makán
  • Kashgar fue una de las ciudades más importantes y florecientes en los tiempos de la Ruta de la Seda.
  • Aún hoy el viajero puede sentir esa atmosfera única y fabulosa de lo que fue en su día el complejo de rutas comerciales entre Oriente y Occidente más importante en la historia de la humanidad.

Kashgar se situa al oeste del desierto de Taklamakan, a los pies de las montañas Tian Shan

Gerardo Olivares…. miércoles 28/01/2009

Llevábamos más de seis meses negociando con las autoridades chinas poder entrar con nuestro camión en su país. Todos los viajeros que lo habían intentado con anterioridad nos decían que era prácticamente imposible. Para nosotros era vital conseguir esa autorización y evitar tener que dar un rodeo de miles de kilómetros para alcanzar el subcontinente indio.

Desde Kashgar la Ruta de la Seda se divide en dos

La deseada noticia nos llegó a través de la embajada de China en Bishkek, la capital de Kirguistán. El comunicado era muy escueto: «Deben presentarse en la frontera de Torugart el 25 de Septiembre a las once de la mañana, dos oficiales de enlace les estarán esperando». Solo teníamos tres días para llegar al punto de encuentro y esa misma mañana nos pusimos en camino. Nunca se sabe lo que puede ocurrir viajando por pistas de alta montaña cuando el invierno está a punto de entrar.

Un día antes de la fecha indicada alcanzamos el Torugart, un paso situado a 3752 metros de altitud, frontera natural entre China y Kirguistán. Nos encontramos en uno de los lugares más hermosos de Asia Central; las montañas de Tian Shan. No recuerdo una frontera tan remota, aislada y perdida como aquella que además seguía controlada por soldados rusos. Esa noche hicimos apuestas de cuantos días tendríamos que esperar en territorio de nadie hasta que llegaran los oficiales chinos; alcanzar el Torugart no es misión sencilla.

«Me Mr. San, he Mr. Han»

El gran Mercado de los Domingos es todo un espectaculo para los sentidos. Su situacion y historia han convertido a Kashgar en un mosaico de razas y culturas. Entre otros atractivos Kashgar tiene la mayor mezquita de toda China: la de Id Kah. La ciudad esta a un altura de 1290 metros sobre el nivel del mar y soporta bajas temperaturas.

A la mañana siguiente los militares rusos nos invitaron a abandonar el lugar. La frontera china quedaba a varios kilómetros por una buena pista de tierra franqueada por montañas de nieves perpetuas. Al final de una larga recta vimos a dos hombres en mitad de la pista que nos hacían señales con los brazos para que nos detuviéramos. «Good morning, me Mr. San, he Mr. Han. Welcome to China». Y allí estaban nuestros oficiales de enlace vestidos con traje de oficina y muertos de frío. Mr. San se protegía la cabeza con un sombrero de paja que continuamente volaba y lo tenía que perseguir corriendo a toda velocidad por las verdes praderas azotadas por el viento. Fue muy divertida nuestra entrada en el Gran Imperio de Oriente.

En este Mercado se detenian las caravanas cargadas de fabulosas mercancias. Basta caminar por sus calles para observar gentes de todas las etnias del Asia Central. Los rasgos de la mayoria de sus habitantes no son orientales, sino de origen turcomano.

Lo primero que llama la atención al viajero cuando llega a Kashgar es que los rasgos de la mayoría de sus habitantes no son típicamente orientales, sino más bien de origen turcomano. Y es que la historia de Kashgaria, también llamada Turkestán Chino, es una sucesión de invasiones y de conquistas sufridas por su enorme valor económico y estratégico. La ciudad se encuentra enclavada en el cruce de las rutas que provienen del lejano oeste y de la importante vía comercial que une las repúblicas de Asia Central con el subcontinente indio.

Su situación y su historia la han convertido en un mosaico de razas y de culturas. Basta caminar por sus calles para observar gentes de todas las etnias de Asia Central; Kirguises y Uzbecos; Afganos y Tayikos; Turkmenos y Kazajos; Tártaros y Armenios… Y es que Kashgar, la ciudad enclavada en mitad de la nada, fue una vez el corazón de la Ruta de la Seda que floreció rápidamente gracias a los impuestos de paso que debían pagar los mercaderes nómadas.

El gran mercado del domingo

Kashgae fue una de las ciudades mas importantes en la Ruta de la Seda. Pocas cosas han cambiado en Kashgar desde que Marco Polo paso por estas tierras hace 700 años.  La fundacion de Kashgar data de año 76 a.de C. Kashgar se encuentra enclavada en el cruce de las rutas que provienen del lejano oeste

Como cada domingo, las calles de la ciudad se atestan de gentes, ganado y mercancías llegadas desde todos los rincones de la región. Es el gran mercado del domingo, la más fabulosa concentración de culturas y etnias de Asia Central, todo un espectáculo para los sentidos. Y es que pocas cosas han cambiado en Kashgar desde que Marco Polo pasó por estas tierras hace 700 años.

En este mercado se detenían las caravanas de la Ruta de la Seda cargadas de fabulosas mercancías que causaban admiración en las cortes europeas del Renacimiento. Los mercaderes portaban noticias desde más allá del Takla Makán y compraban las provisiones necesarias para la siguiente etapa de su largo viaje. Desde Kashgar, la ruta se dividía en dos; una se dirigía hacia el norte, hacia las estepas de Kirguistán y la mítica ciudad de Samarcanda; y la otra hacia el sur, hacia la India y Pakistán, a través de la mítica Karakurum Highway.

Al igual que Tíbet, la región autónoma de Xinjiang fue anexionada al territorio chino por la fuerza en 1759. Desde entonces los Uigures intentan llamar la atención internacional con puntuales atentados terroristas. Los últimos tuvieron lugar unas semanas antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos con la explosión de varios artefactos de escasa intensidad en edificios públicos. Esto ha provocado la presencia masiva de militares y policías chinos en la ciudad por lo que hay que tener especial cuidado con lo que se fotografía.

El mercado es un paraíso para los fotógrafos, no escatimes en carretes o tarjetas de memoria.

La ciudad enclavada en mitad de la nada fue una vez el corazon de la Ruta de la Seda. Kashgaria, tambien llamada Turquestan chino es una sucesion de invasiones y conquistas. Aun hoy el viajero puede sentir esa atmosfera unica y fabulosa. Las calles de la ciudad se atestan de gentes, ganado y mercancias.

Informacion

Para llegar desde Beijing, la capital china, no hay vuelos directos con Kashgar, hay que ir vía Urumqui que tiene tres vuelos diarios aunque suelen sufrir cancelaciones frecuentes por las tormentas de arena. Desde Islamabad, la capital de Pakistán, sí hay vuelos directos a Kashgar.

En la ciudad antigua hay dos hoteles muy recomendables:
Hotel Chini Bagh (Seman Lu 144. Tfno: 0998/282-2103). Ubicado en el antiguo edificio del consulado británico, es la mejor opción, a 500 metros del mercado central.

Kashí Gáer Binguan (57 tawuguzi lu). Situado a tres kilómetros del centro de la ciudad y en un espacioso jardín, es un lugar tranquilo y cuyas habitaciones fueron renovadas en 2004.

Caravan Café, junto al Chini Bagh Hotel, es muy popular entre los viajeros por su deliciosa comida a precios muy razonables y en un ambiente extraordinariamente limpio.

Chinese fast-food stalls. Comida barata y de calidad especialmente recomendable para vegetarianos.

Indy’s Café es un lugar fantástico para saborear un excelente café mientras se navega por internet.

Intizar es el restaurante preferido de los kashgaríes, por eso siempre está de bote en bote. El plato tradicional es el tohu, pollo especiado con patatas y arroz que aquí lo saben preparar muy bien.

Documentación. Para entrar en China es necesario un visado (excepto en Hong Kong y Macao). Puede solicitarlo en la Embajada China en Madrid (Arturo Soria, 113. Tfno: 91 519 4242) o en el Consulado chino en Madrid (Josefa Valcárcel, 40. Tfno: 91 741 4728/4793).

Moneda. La moneda china es el yuan. No se acepta el pago con moneda extranjera.

Clima. El invierno es especialmente frío y desapacible.

Vacunas. No es necesario vacunarse previamente para viajar a China (excepto algunas zonas rurales).

Alimentación. Se recomienda beber agua mineral embotellada y pelar toda la fruta antes de consumir.

Más información. En la Oficina Nacional de Turismo de China en España (Plaza de España, 18. Edificio Torre de Madrid. Planta 7 – Oficina 13. Tfno: 91 548 00 11. www.turismodechina.org).

….oOo…..

~ por albherto en julio 14, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: