Las peores escenas

CINE

Sexo, pero nada sexy

  • No siempre el sexo es garantía de sensualidad.

Last Tango in Paris (1972). “Irréversible” (2002). Ma mère (2004). Myra Breckinridge (1970).

terra.es… jueves, 14 de julio de 2011

El sexo en el cine suele asociarse con el erotismo fílmico. Es una asociación lógica, sin embargo, excitar al personal no es la única función que puede jugar el sexo en la gran pantalla. Como demostró Brüno, o también los chicos de American Pie, el sexo puede jugar un papel cómico, mientras que películas como El último tango en París o El imperio de los sentidos nos demuestran que el sexo puede ser el motor del drama. En fin, que el sexo no es siempre sexy. Os presentamos aquí cinco ejemplos de esta tendencia seleccionados por la gente de Cinematical:  

Showgirls (1995): 

Showgirls (1995)

Un peso pesado. Una película que aparece de forma recurrente en las listas de las peores escenas de sexo. De hecho, hay tanto donde elegir que se hace difícil seleccionar un único momento. Aunque es verdad que la cota más alta de ridículo sexual llega en la mítica escena de la piscina, en la que Elizabeth Berkeley se convulsiona como si fuera un delfín electrocutado mientras Kyle MacLachlanofrece un esperpéntico recital de muecas. Cuando lo supuestamente sexy deviene risible.

Purple Rain (1984):

Purple Rain (1984)

En este caso, lo risible se cruza con lo patético. De partida, resulta divertido el hecho de que uno de los grandes compositores de música sexy, el gran Prince, sea el responsable de una de las escenas de sexo menos excitantes de la historia del cine. De hecho, Purple Rain debía ser el testamento en vida del poder “amatorio” de Prince, sin embargo, cuando finalmente se encontró y fusionó con su musa, Apollonia, el resultado fue extraño, grotesco, nada sexy.  

Herida (1992):

Herida (1992)

A la hora de reflexionar sobre las escenas de sexo de esta película, la duda que se le presenta a uno es la siguiente: ¿Qué resulta más repelente: el hecho de que Jeremy Irons se acueste con la novia de su hijo o la “posición” que adoptan Irons y Juliette Binochecuando finalmente deciden hacerlo? He aquí la prueba de que el sexo también puede ser una herramienta para el drama.

 Titanic (1997):

Titanic (1997)

Nadie puede quitarle al filme de James Cameron el honor de ser una de las películas románticas más exitosas de la historia; sin embargo, tampoco se puede negar que el filme contiene una de las escenas de sexo más ridículas, recatadas y anodinas del cine. Incluso si se deja a un lado la falta de química sexual (que no romántica) entre Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, todavía queda el ridículo recurso de la huella de la mano en el cristal entelado por los vapores y calores de la pasión. En fin, sexo para olvidar. 

El cuerpo del delito (1993):

El cuerpo del delito (1993)

Sobre el papel, la idea de ver a Madonna convertida en una viuda negra con tendencias sadomasoquistas parecía una premisa argumental realmente sexy. Luego, el resultado fue otro completamente distinto: un cúmulo de hilarantes escenas de acrobacia sexual que demostraban, una tras otra, la nula química existente entre la reina del pop y Willem Dafoe, su partenaire en el filme.

….oOo….

 

~ por albherto en julio 15, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: