Para elegir: definir tipos y escoger modelos.

ESPAÑA

Cine y Literatura dela Guerra Civil

  • De la Guerra Civil se solía decir que es el conflicto que más libros y películas haya inspirado en toda la Historia de la Humanidad.
  • Habría que ver quién había hecho el estudio, con qué criterios.
  • Pero es verdad: la estantería de historias sobre ‘lo del 36’ está repleta, con las vigas casi vencidas por el peso.

Arriba, novelas de Miguel Hernández, Agustín de Foxá y George Orwell.

por Luis Martínez y Luis Alemany

¿Cómo elegir  entre tantos títulos? Quizá lo más fácil sea definir tipos y escoger modelos. En el cine, por  ejemplo, entre las películas ‘guerracivilistas’, podríamos identificar claramente un esquema recurrente entre: el de la historia rural, más o menos íntima que plantea la lucha entre la razón (republicana) y la barbarie (fascista). En esta familia hay un ejemplo canónico, ‘La lengua de las mariposas’, de José Luis Cuerda, de esos que crean molde. En su estela, podemos encontrar historias recientes como ‘Las 13 rosas’, de Martínez Lázaro, ‘El portero’, de Gonzalo Suárez, ‘Silencio roto’, de Montxo Armendáriz, o ‘Los girasoles ciegos’, del propio Cuerda.

¿Y fuera de esa ‘calle mayor’? Hay caminos casi paralelos como el de las películas fantásticas que toman la Guerra como paisaje. Por ejemplo, ‘El laberinto del fauno’ y ‘El espinazo del diablo’, de  Guillermo del Toro (en ellas, la pelea es entre fantasía y barbarie) o la reciente ‘Pan negro’,de Agustí Villaronga. ‘Pan negro’, de alguna manera, es el reverso en negativo de ‘La lengua de las mariposas’. Si la película de Cuerda acuñó el modelo del buen maestro republicano, la de Villaronga lo destruyó. Todos fueron malos.

Sobre estas líneas, Andrés Trapiello y Francisco Umbral. | Fotos: Alberto Cuéllar, Archivo, Efe y Kike Para

Otra vía: la de las comedias, que remite a una tradición de humor muy español, bastante amargo y no poco absurdo. Azconiano, para que nos entendamos. Tres títulos fáciles de localizar: ‘Ay, Carmela’, de Carlos Saura; ‘Biba la banda’, de Ricardo Palacios, y ‘La vaquilla’, de Luis García Berlanga. Y sí: en la primera y en la tercera firma el guión Rafael Azcona.

Menos habitual es el género bélico-histórico: las películas que toman situaciones reales, acciones bélicas, intrigas políticas y personajes conocidos. Dos ejemplos: ‘Tierra y libertad’,de Ken Loach, y ‘Soldados de Salamina’, de David Trueba. Y, a su lado, una extensísima tradición de documentales que arrancan en el trabajo de los estudios de la CNT durante la contienda y llega hasta la reciente ‘Ciudadano Negrín’, de Sigfrid Monleón, Carlos Álvarez e Imanol Uribe.

¡Ay Carmela!

Queda una última familia: la de las películas elípticas, metafóricas, contenidas… lo que se solía llamar cine de autor, para que nos entendamos. Y tres títulos: ‘El sur’, de Víctor Erice, ‘La guerra de los locos’, de Manolo Matji, y ‘La bicicletas son para el verano’, de Jaime Chávarri, con aquel final inolvidable: «No ha llegado la paz, ha llegado la victoria».

En la literatura la lista es interminable, pero empecemos por dos libros, la novela ‘El césar visionario’, de Francisco Umbral, y un ensayo, ‘Las armas y las letras’, de Andrés Trapiello, para hacer una historia intelectual de la Guerra Civil y comprender el fenómeno de la Tercera España.

El recorrido podría seguir por dos poemarios que diesen cuenta de la razón moral de cada bando. Por ejemplo, ‘Poesía en armas’, de Dionisio Ridruejo, y ‘Viento del pueblo’, de Miguel Hernández. Y hacer parada en algún título pegado a la tierra de las trincheras como ‘A sangre y fuego’, de Manuel Chaves Nogales.

Más: ‘Madrid de corte a checa’, de Agustín de Foxá, es el contrapunto (nacionalista) al grueso (republicano) de la literatura ‘guerracivilista’. Y ‘Homenaje a Cataluña’, de George Orwell es, seguramente, la novela sobre la Guerra Civil más leída en todo el mundo. Una historia emocionante, de buenos y malos, de otra época.

Y falta una referencia: el ciclo ‘El laberinto mágico’, de Max Aub, el intento más logrado de contar, desde la literatura, la globalidad de la Guerra Civil. Como si un escritor ruso del XIX hubiera hecho suya nuestra contienda.

….oOo…..

~ por albherto en julio 19, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: