La fosa de las Marianas

CIENCIA

Una carrera para regresar a la fosa más profunda del océano

  • Cincuenta años después de que dos humanos bajaran por primera vez a las profundidades de la fosa de las Marianas, varios equipos internacionales se proponen repetir la hazaña con nuevos equipos y mejores tecnologías.
  • El objetivo es descender al abismo Challenger, una sima que penetra hasta 10.000 metros bajo la superficie del mar.

El sumergible del equipo Tritón

lainformacion.com…..  viernes, 26 de agosto de 2011

El 23 de enero de 1960, después de 4 horas y 48 minutos de descenso, Jacques Piccard y Don Walsh alcanzaron a bordo del batiscafo Triesteel fondo del abismo Challenger, en la fosa de las Marianas. Los dos hombres permanecieron durante 20 minutos a una profundidad de más de 10.000 metros, nunca antes alcanzada por el hombre, y distinguieron algunas criaturas planas que se movían entre el lodo del otro lado de la ventanilla. La distancia con la superficie era tal, que su voz tardaba siete segundos en llegar al barco nodriza y les llevó más de tres horas hacerlos regresar al exterior.

La hazaña de aquellos dos hombres nunca ha sido repetida. En los siguientes años se enviaron varias sondas robóticas pero ningún ser humano se ha aventurado en unas profundidades donde la presión es 1.000 veces superior a la de la superficie y podría aplastar el batiscafo como una bolita de papel. Hasta ahora.

Medio siglo después, cuatro grupos patrocinados por millonarios han vuelto a poner los ojos en la fosa de las Marianas y han diseñado distintos vehículos para regresar al abismo Challenger. El pistoletazo de salida fue el anuncio de la X Prize Foundation de un premio para el primer vehículo privado que repitiera con éxito la aventura. A unos les mueve el afán de superar nuevos retos y a otros el mero afán comercial, pero desde hace meses personajes como el director de cine James Cameron, el multimillonario Richard Branson o el gurú de Google Eric Smichdt están inmersos en una especie de carrera por ser los primeros en regresar a este mítico lugar.

La carrera hacia el abismo

El primer participante en esta carrera es el multimillonario Richard Branson, propietario de la compañía Virgin, quien compró a principios de años el vehículo DeepFlight Challenger, un submarino que comenzó a construir el aventurero Steve Fossett antes de morir en 2007. Branson y su colega Chris Welsh dieron una rueda de prensa en abril para anunciar que se proponen adentrarse en la fosa de las Marianas en los próximos meses.

Diseñado más como un avión que como un submarino, DeepFlight Challenger tiene capacidad para mantener con vida a su único ocupante durante 24 horas y para alcanzar el fondo del océano en 5 horas, según anuncian en la web oficial. El alma del proyecto es el ingeniero Graham Hawkes que lleva años diseñando vehículos sumergibles, tanto tripulados como no tripulados.

El segundo equipo es el encabezado por el director de cine James Cameron, encandilado por las profundidades mucho antes de rodar Titanic. El director, según The New York Times, lleva años trabajando con su equipo en un pequeño sumergible esférico de acero, con espacio para una persona que ya ha superado las primeras pruebas de presión. Las primeras inmersiones, con cámaras 3-D están programadas para el verano de 2012 en el Pacífico occidental, donde se sumergirán alrededor de una docena de veces.

Por su parte, el ex ejecutivo de Google, Eric Schmidt. Este último posee una fundación en la que ha invertido 40 millones de dólares para la construcción de un sumergible avanzado llamado Deepsearch, que podría sumergirse a profundidades de más de 5.000 metros y tiene capacidad para tres personas. El proyecto cuenta con la experiencia de la oceanógrafa Sylvia Earle, que ha trabajado en numerosas ocasiones para National Geographic.

El último contendiente es el menos famoso, pero posee un proyecto sólido para adentrarse en el abismo. Se hacen llamar el “Equipo Tritón” porque la promotora es la compañía de Florida “Triton Submarines”, que fabrica mini-submarinos en forma de esfera. La compañía asegura que está preparada para llevar un vehículo con tres personas en su interior hasta las profundidades del océano. La ventaja de este sumergible es que es trasparente casi por completo, una solución muy atractiva para organizar excursiones submarinas, que es el negocio de esta empresa.

¿Tendrán alguna utilidad científica estas expediciones? Probablemente no consigan nada que no hayan encontrado ya los vehículos no tripulados, pero el eco mediático de este tipo de experiencias puede reavivar el interés por el fondo del océano y animar a que se siga investigando.

…..oOo…..

~ por albherto en agosto 26, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: