Estructura económica de España “a pique”

Paso Cambiado

¿Cuántos telediarios le quedan a Rajoy?

  • A Rajoy no le quedan dos telediarios, es a España, porque antes de que alguien venga a intervenirnos, nos habremos intervenido, demediado, empequeñecido nosotros mismos…

Rajoy, Presidencia del Gobierno

José Antonio Sentís…. 20-07-2012

Algunas voces, sobre todo de la derecha, le dan a Rajoy, en su Presidencia del Gobierno, dos telediarios (sabido es que la cantidad de telediarios es la medida perfecta de la fugacidad política). Es decir, aseguran, advierten, predicen o desean que no se coma el turrón (otra medida esencial para conocer la durabilidad del político, menos exigente que la de los telediarios, pero igualmente implacable).

Hay que advertir que en la izquierda, esta esperanza aparece bastante más diluida, no por falta de ganas, sino por un cierto ejercicio de realismo, a mi parecer justificado. Y, en cuanto a los nacionalistas, el propio hecho de que Artur Mas llame a la rebelión de las comunidades autónomas contra el Gobierno, no sólo demuestra impotencia (porque, hasta ahora, a quien Mas y a quien menos en CiU lo único que le interesaba escenificar era la confrontación exclusiva con Cataluña) sino también pocas expectativas de cualquier cambio en el Gobierno.

Los analistas que predicen o desean la eliminación de Rajoy no se dan cuenta de que el problema ahora es diferente a ése, el de acabar con un gobernante si no satisface su gestión. El asunto es que a la que le quedan dos telediarios, y puede no llegar al turrón, es la propia España en su estructura económica (no histórica, por supuesto).

Y ¿qué hay que hacer ante esa amenaza, que no es a un político, a un partido, a un gobierno, sino a un entero país, del Rey abajo, del empresario al trabajador, del funcionario al parado?

Hay dos grandes alternativas en este momento, ambas muy ingeniosas. La primera, la que viene de algunos sectores de la derecha extremadamente descontentos con la falta de energía de Rajoy, es la solución final. Liquida el Estado autonómico; acabar con la mayoría de los políticos a todos los niveles; dejar en la mitad, si no menos, el número de funcionarios; reducir al mínimo las prestaciones sociales… y confiar, con esta decidida voluntad, en que entonces los inversores del mundo estarán encantados en prestarnos su dinero.

La segunda alternativa es todavía más inteligente. Puesto que las medidas de ajuste afectan a muchos colectivos (realmente a todos) la solución es movilizar la protesta generalizada. Según esta imaginativa óptica, ante la crisis de la deuda, financiera, económica y social, lo que hay que hacer es manifestaciones y huelgas, para que se entere el Gobierno de lo quevale un peine, que ya está bien porque siempre pagamos los mismos.

Así, entre la liquidación de todos “los mismos” que proponen unos, y la defensa de “los mismos” que plantean otros, estamos donde estamos y donde no podemos salir, porque aquí, lo de verdad mollar en el asunto es que la alternativa primera, la liquidación del Estado, parece poco argumento para un fondo de pensiones de California; y la alternativa segunda, la revuelta social, aún parecería más extraña al calvinismo europeo que nos quiere castigar en la tierra por los excesos cometidos en épocas de bonanza.

La pregunta que debemos hacernos es si hay un camino intermedio, esté Rajoy en La Moncloa o su avatar. Un camino que no pase por la fácil solución del genocidio para tres millones de parados, la eutanasia para tres millones de pensionistas, o el diezmo para los funcionarios.

Y un camino que tampoco pase por la perpetuación de un formato de bienestar para liberados sindicales, paniaguados, enchufados, vividores, defraudadores, vagos y maleantes.

Hay alternativas más humanas y más justas, independientemente que satisfagan o no a los mercados. Ésa debe ser la ruta del Gobierno, frente a maximalistas catastróficos que creen que se sale de las crisis con cámaras de gas; y revolucionarios de pacotilla, que sólo se suben a las barricadas cuando les tocan el sueldo, pero se van de picnic cuando sus compatriotas se van al paro.

Hacer los deberes, afectando a todos, pero no afectándoles en todo, es el trabajo del Gobierno. Entonces, sí valdrá aquella frase de que “hemos hecho todo lo que está en nuestra mano”. Si, después, esto no es suficiente, porque la citada Europa calvinista, la que ahora se siente muy confiada porque coloca su deuda sin pagar un duro, mientras la nuestra está por las nubes, afronta el problema como si fuéramos extraterrestres y ellos los guardianes del Área 51, pues ni Rajoy ni nadie.

Empieza a parecer que a una parte de Europa le interesa Europa… sin demasiados europeos. Sobran españoles, griegos, italianos, portugueses, irlandeses, y algunos más. Incluso, para algunos de los países europeos, empiezan a sobrar todos menos ellos mismos, que sólo hay que ver el entrañable gesto de Finlandia al aceptar el rescate bancario español, siempre que el Estado garantice sus 750 millones en el asunto, que es un gesto de gran solidaridad y espero que España se lo devuelva (el dinero, pero también el gesto) cuando corresponda.

Hasta el FMI ha venido a advertir a esos calvinistas europeos que detrás de España e Italia van ellos, lo que se interpretó como un ataque a españoles e italianos cuando en realidad era una defensa cerrada. O el club se ayuda, o el club se disuelve, lo que llenará de satisfacción a los finlandeses, pero no estoy seguro de que resulte útil ni beneficioso para el conjunto de los europeos.

Mientras, aquí buscamos al primer vecino para echarle la culpa de todo. Tanto da que sea Rajoy, como los funcionarios, los banqueros, los ricos o quienes visitan demasiado al médico. Todos contra todos, vayamos en manifestación. Cada español, a cortar una calle, porque ya está bien, que siempre pagamos los mismos.

Estructura económica de España “a pique”

A Rajoy no le quedan dos telediarios, es a España, porque antes de que alguien venga a intervenirnos, nos habremos intervenido, demediado, empequeñecido nosotros mismos, chusma egoísta cuya última referencia al sacrificio fue el calor que pasó en su último viaje al Caribe.

….oOo…..

~ por albherto en septiembre 10, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: