Calle Erottaja

LIBROS

La avaricia rompió el saco

  • El periodista económico finlandés Karo Hämäläinen sorprende a Europa con una gran novela sobre la crisis.

La avaricia rompió el saco

Carmen Méndez…. 06.07.2012 Madrid

Podría haber sido un largo reportaje periodístico sobre la crisis financiera, pero Karo Hämäläinen, redactor jefe de la revista finlandesa sobre inversión y finanzas Arvopaperi, prefirió la literatura para explicar este huracán.
“Cuando leemos un artículo periodístico, pensamos que todo es cierto. Pero las cifras son muy equívocas: son tentadoramente exactas y tendemos a creerlas, pero engañan más fácilmente que las letras“.

es el título de un adictivo thriller, que está triunfando en Europa, sobre los entresijos de los bancos de inversión que viven de las oscilaciones. Erotajja es el Wall Street de Finlandia, la calle donde están las principales empresas de Helsinki, y el lugar donde se desarrolla una trama para la que ha habido que inventar lo justo: la realidad está ahí desde la quiebra de Lehman Brothers en 2008.

“Sabemos que una novela es ficción, y la ficción da respuestas, por eso la literatura no puede mentir tanto como los artículos de prensa”, ironiza este joven escritor y periodista, que en 2008 publicó reportajes claves de investigación sobre el banco islandés Glitnir.

Para Karo Hämäläinen, licenciado en Economía pero también en Humanidades, ésta es una novela en la que, sobre todo, ha aprendido mucho sobre el comportamiento humano. “Somos avariciosos y miedosos. En una situación de crisis como la de 2008, las personas se encuentraron desprovistas de todo, como si estuvieran desnudas. Entonces surgió la parte irracional del ser humano, el comportamiento casi animal, eso sí, con elegante traje oscuro”.

Ingeniería financiera

En esta novela plagada de brokers, bancos y empresas, se habla de la alta ingeniería financiera, capaz de maquillar las cuentas y más peligrosa que las armas convencionales. “Muchas de las mentes más brillantes de las finanzas se han empleado a fondo en generar mucho dinero para sí mismas y sus entidades. Y están muy orgullosos de eso”.

Hämäläinen hace un símil deportivo. Considera que algunos bancos de inversión son como deportistas de élite: “Ven la economía como un deporte donde batir records mundiales para ganar más es moralmente aceptable”.

Es como cuando salta a la luz un escándalo de dopping. “Hay una zona gris en la que se difumina lo que está permitido de lo que no lo está. Algunos banqueros, como algunos atletas, son adictos a la incertidumbre y a la competitividad, y se mueven en esa zona gris en la que, aunque tal vez sea legal lo que hacen -no digo que no lo sea-, la cuestión es si es correcto o no”.

Agencias como dioses

En este contexto, hay unos entes llamados agencias de calificación, convertidos en semi-dioses que pueden destruir empresas y países. En su opinión, “los políticos europeos se equivocan cuando se fían de agencias de calificación privadas de Estados Unidos. Recordemos que Lehman Brothers recibió la segunda mejor calificación pocos días antes de su quiebra, y que, un mes antes de su colapso, los bancos islandeses también recibieron una excelente calificación por parte de esas agencias”.

Tras el shock de 2008 y todo lo que ha sucedido después, con la crisis de la deuda, queda la sensación en Europa de que las medidas de ajuste nunca son suficientes para satisfacer la voracidad de los mercados. Este escritor recuerda que se puede ganar dinero vendiendo lo que no se tiene. “La crisis es tan profunda y extensa porque con los derivados se puede hacer prácticamente de todo y ganar siempre dinero. Por eso, la presión sobre países como España es mucho mayor de lo que sería racional, porque en realidad se especula con cosas que no se tienen”.

Este periodista explica que todo esto es algo enrevesado: “Si alguien cree que el otro piensa que es conveniente vender, tú vas y vendes lo que no tienes pero que puedes obtener a través de derivados. Y ya está montado un jaleo que va más allá de lo racional”.

La desregulación de los mercados ha facilitado este inside job (como reflejó el documental de Charles Ferguson), este ‘trabajo interno’ de brokers, banqueros, políticos y burócratas. “Estamos de nuevo en esa zona imprecisa entre lo legal y lo ilegal. Puede que fuera legal, pero fue injusto. Podemos regular el mercado financiero lo que queramos, pero muchos que trabajan en ese sector son como topos: excavan y excavan, y encuentran la manera de socavar y eludir la regulación. Son muy listos”.

Queda la cuestión de si los gobiernos han sido demasiado débiles. Y para el autor de Calle Erottaja, “no han tenido los instrumentos necesarios para abordar la situacion. El mercado financiero es una ameba sin contorno: se deforma y no se sabe cómo acercarse a ella”.

….oOo….

~ por albherto en septiembre 11, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: